viernes, 14 de julio de 2017

Las barcas gallegas serán protegidas como la Catedral de Santiago.



Una de las embarcaciones tradicionales en las rías. Xurxo Lobato

PATRIMONIO / PRESERVAR EL PATRIMONIO

Las barcas gallegas serán protegidas como la Catedral de Santiago

Galicia atesora un patrimonio cultural singular y propio: botes, bucetas, carochos, chalanas, galeones, dornas, lanchas... La carpintería de las embarcaciones tradicionales está a un paso de ser declaradas BIC.

13 julio, 2017 03:27

Peio H. Riaño

Amor, sabiduría y belleza. Razones para iniciar el trámite que protegerá con las máximas garantías las técnicas constructivas de la carpintería de ribera. Las embarcaciones tradicionales de Galicia serán protegidas como Bien de Interés Cultural (BIC) del patrimonio inmaterial, tal y como anuncia el BOE de este miércoles. “Galicia atesora un patrimonio cultural singular y propio, que se materializa en los botes, bucetas, carochos, chalanas, dornas, galeones, gamelas, lanchas, racús, traíñas”, explica el escrito que legitima la decisión de la Dirección General del Patrimonio Cultural.

La resolución destaca la técnica constructiva, pero el homenaje es para la preservación de un pueblo marinero, que ha desarrollado los conocimientos técnicos gracias al ingenio de los maestros carpinteros, “homologables a los requerimientos técnicos de la construcción naval industrializada”. Pero sin universidades. La mejor prueba de estas capacidades está en la construcción, conservación y restauración que mantienen sobre el patrimonio cultural marítimo. Por eso urge su protección.



“Al día siguiente de que la Xunta diera a conocer la intención de declarar BIC a la carpintería de ribera, unos vecinos quemaron una vieja carpintería para quitarla de en medio”, cuenta a este periódico el legendario fotógrafo Xurxo Lobato, que acaba de publicar un libro sobre esta tradición marítima, titulado Vento nas velas. “Hace falta respaldar las carpinterías de ribera. Hay que preservarlo de los terroristas culturales que quieren quemarlo todo. Hay que conservarlo como se conserva la Catedral de Santiago y el Camino”, añade el fotógrafo.

Tradición de pobres

El texto subraya la dificultad que supone el uso y el mantenimiento de las embarcaciones tradicionales, en las condiciones económicas actuales. “No supieron encontrar un lugar para los valores potenciales de esta singular manifestación del patrimonio cultural inmaterial, y aprovechando que aún se conserva vivo en las manos y en la memoria de muchas de sus gentes, que tienen el compromiso y el reto de mantenerlo, es necesario colaborar en la tarea de encontrar una funcionalidad a la conservación y fomento de las técnicas tradicionales de la carpintería de ribera”.


Una de las imágenes incluidas en el libro Vento nas velas, de Xurxo Lobato. Xurxo Lobato.

Avelino Ochoa es el presidente de la Asociación gallega de barcos clásicos y de época, uno de los impulsores de esta medida que pretende preservar el trabajo de la veintena de carpinterías que se dedican a la creación de embarcaciones tradicionales. Cuenta que declarar BIC la técnica constructiva y catalogar las embarcaciones hechas permitirá que los carpinteros trabajar en unas condiciones laborales dignas. “Por primera vez se presta atención a la cultura marítima en España”, asegura a este periódico. “Nadie habla de este mundo porque la cultura marítima representa el mundo de los pobres”.

Ahora se construyen pocos barcos de madera, cuenta, debido a su precio. Pero las carpinterías siguen en activo. “Sólo se lo pueden permitir los ricos. Por eso si reducimos la actividad de los carpinteros de ribera a reparar barcos tradicionales, les condenamos a la desaparición”. El BIC reconoce su intervención en barcos tradicionales (de pesca, miles de unidades en activo) y barcos tradicionales (de ocio, medio centenar).

Ayudas económicas

Por Galicia han pasado todas las civilizaciones, las del Norte y las del Sur, dice Ochoa, porque era más fácil llegar aquí por mar que por tierra. De su paso, quedó poso. Las dornas gallegas, de hecho, tienen influencias vikingas, cuando pasaban por la costa gallega camino del Mediterráneo. El BIC beneficiará a los dueños de estas embarcaciones en las tasas portuarias. “En Europa se catalogan los barcos y se les exime de pagar las tasas portuarias, porque genera un atractivo turístico”.


Una escena de ribera gallega. Xurxo Lobato.

El carpintero José Garrido empezó a hacer embarcaciones con 14 años, en O Grove. Tiene 56 y nos atiende rápidamente. El verano es el pico de trabajo de los astilleros tradicionales. Está contento porque esta declaración de BIC reconoce un trabajo de toda la vida, que ha pasado de padres a hijos. Necesitan que el texto final, que se cerrará antes de 24 meses, amplíe todo lo que pueda la tipología de embarcaciones protegidas. Así habría ayudas no sólo para las restauraciones de las más antiguas.

Necesitan que las ayudas a los amarres de embarcaciones amplíen la gama para que puedan producir más. Porque apenas construyen. La crisis. Salen pocos encargos. Un galeón, de 10 metros, cuesta cerca de 120.000 euros. Así que hay más reparaciones, que obra nueva. Pero Garrido tiene esperanza en el cambio del viento. A favor. Vento nas velas, como el libro de Xurxo, un título que alude a una frase hecha sobre la fuerza y el impulso. Sin viento, el barco no avanza. Sin ganas, nadie se mueve.

Proteger y salvaguardar

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte reconoce que mantener en activo estos barcos históricos en un contexto tan poco favorable, debido a los avances de la ingeniería naval, “resalta el amor y el reconocimiento a la sabiduría y a la belleza de las embarcaciones tradicionales”. Las barcas son testigos de la historia social de estas comunidades, gracias a los carpinteros de ribera, sin los que no podrían sobrevivir. “Proteger estas técnicas conduce directamente a la salvaguarda del patrimonio cultural gallego”, puede leerse en el BOE.


En Galicia hay una veintena de carpinterías dedicadas a crear barcos. Xurxo Lobato

Este periódico se ha puesto en contacto con la Secretaría de Estado de Cultura y la Xunta para conocer los motivos para incoar este expediente, pero ni el organismo estatal ni el local han ofrecido su parecer. A pesar de ello, es la UNESCO la que define el patrimonio inmaterial como los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural, y la que reclama a las administraciones públicas la garantía para la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial.

La flota es el tesoro

Diariovasco-La flota es el tesoro.

La flota es el tesoro


En la carpintería de ribera de Fra Rico, en el puerto de Sano Ciprián (Lugo), la familia de Francisco lleva doscientos años dedicada el oficio. Suman ya siete generaciones.


Los carpinteros de ribera gallegos y sus embarcaciones tradicionales se convertirán en Bien de Interés Cultural, con igual protección que la catedral de Santiago. En una tierra con 1.500 kilómetros de costa, era cuestión de justicia

IRMA CUESTA
Viernes, 14 julio 2017, 11:46

Si todo sale como está previsto, a la vuelta de unos meses los botes, bucetas, carochos, chalanas, galeones y dornas gallegas -en definitiva, toda la increíble lista de embarcaciones tradicionales- se convertirán en Bien de Interés Cultural. Un paso que las colocará a la altura de otros tan preciados en ese peculiar pedazo de España como la Catedral de Santiago, o el camino que desde hace siglos siguen millones de peregrinos hasta el lugar en donde se conservan las reliquias del apóstol. En una tierra con 1.498 kilómetros de costa, se han tomado la iniciativa como una cuestión de justicia. «Sorprendentemente, en este lugar, en donde el patrimonio marítimo es un elemento cardinal de todo el patrimonio en sí mismo, porque buena parte de los gallegos hemos vivido y vivimos del mar, lo hemos olvidado. Hemos reconocido el valor de castros, molinos de río, hórreos, construcciones religiosas... y hemos olvidado el mar», lamenta Manuel García Sendón, presidente de Culturmar, una federación que desde hace dos décadas vela por la cultura marítima y fluvial y que estos días, después de que la Xunta anunciara su intención de declarar BIC a la carpintería de ribera, no oculta su satisfacción. «Es un paso fundamental, algo básico como herramienta para preservar la flota de embarcaciones tradicionales, que hoy en día andará por unas 300, de veinte tipos distintos, y para consolidar un trabajo, el de la carpintería de ribera, que está íntimamente ligado a nuestra economía y nuestras raíces», asegura.

Dicen los expertos, como los profesores Bernardo Máiz y Enrique Freire, autores de 'As embarcacións tradicionais do Arco Ártabro a Ribadeo' que una chalana, esas embarcaciones de fondo plano que siempre se han usado para llevar de un lado a otro mercancía en zonas poco profundas, son en Galicia el mejor ejemplo de cómo los carpinteros de ribera han ido adaptando el modelo a las condiciones de cada recuncho de la costa. Afirman que la chalana de la ría de Ferrol no es ni parecida a la que utilizan los percebeiros de Cedeira y, ya puestos, que ni siquiera todas sus popas son planas. De que la historia gallega está íntimamente ligada a la de sus astilleros y sus embarcaciones no solo dan fe los autores de esa suerte de tratado, también lo hace Pedro Martín Gilarranz, responsable de la Casa Museo Colón de Pontevedra que, mientras explica que por Galicia han pasado todas las civilizaciones dejando su huella, asegura que la propuesta de declarar BIC a la carpintería de ribera es una cuestión de justicia histórica. «Es algo fundamental. Las dificultades que tiene toda esta gente que trabaja en esa área son increíbles, sin ningún tipo de ayuda institucional, cuando estamos hablando de un patrimonio no inmóvil, en uso. Es muy importante reivindicar nuestros orígenes. En esas embarcaciones está buena parte de la esencia de esta tierra».

Pocos saben mejor que Francisco Fra Rico lo que cuesta sacar adelante el oficio. Su carpintería de ribera, situada en la margen derecha del río Cobo, en el lugar llamado Los Campos, en el puerto de Sano Ciprián, provincia de Lugo, lleva nada menos que doscientos años en la familia. Siete generaciones construyendo barcos, desde los más pequeñito, como un chalano, hasta el más grande: un carguero de 38 metros de eslora. Él es de los que cree que, aunque ya era hora de que la Xunta diera un paso al frente en la protección de empresas como la suya, más vale tarde que nunca. «Era necesario y beneficioso para todos; especialmente para conservación del oficio», dice corroborando el sentir de su colega Gerardo Triñanes, gerente del astillero que lleva su nombre y miembro de Agalcari, Asociación Gallega de Carpintería de Ribeira.

«Más vale tarde que nunca. Va a ser beneficioso para todos»
FRANCISCO FRA RICO CARPINTERO DE RIBERA

«Es un paso fundamental, básico para conservar la flota y el oficio»
MANUEL GARCÍA  PTE. DE CULTURMAR

Triñanes se debate entre la alegría que da saber que uno está a punto de conseguir algo por lo que ha luchado durante años y la tristeza de saber que, cuando se quiere proteger algo con tanto ahínco es porque, de alguna forma, está cercano a morir. «Estamos desapareciendo por varias razones, fundamentalmente por culpa de unos 'lobbys' del poliéster fortísimos, aupados durante años por las ayudas europeas, y porque las nuevas generaciones de marineros han navegado poco la madera y han perdido la costumbre. ¡Ni siquiera hay ya ingenieros navales que la estudien!», dice este profesional, segunda generación de carpinteros de ribera, que dice ser el ejemplo de que la leyenda de que los maestros ocultaban sus saberes para mantenerlos dentro de la estirpe, es totalmente falsa.


Gerardo defiende que no es cierto que las embarcaciones de madera necesiten más mantenimiento y reivindica el valor medioambiental de la madera frente al poliéster. Asegura que ni siquiera el precio es una excusa -«en un barco de pesca el casco solo se lleva un tercio del precio»-, pero no esconde la pena de saber que hace doce años eran más de veinte los carpinteros de ribera que se ganaban la vida en Galicia y hoy apenas llegan a una docena. «Confiemos en que todo esto nos ayude a salir adelante y preservar la profesión».

domingo, 25 de junio de 2017

MOCIÓN DE SUESTE AO PLENO DA CORPORACIÓN DO CONCELLO DE MOAÑA.


Ante os gravísimos feitos acontecidos na noite do 9 ao 10 de xuño de 2017, na que se perpetrou un atentado contra o conxunto que compoñen os estaleiros de ribeira Carlagho e Casqueiro( en proceso de declaración de BIC pola Xunta de Galicia) e téndose establecido un ámbito de protección sobre as mesmas e a súa contorna, feitos que concluíron cun incendio intencionado que rematou coa destrución da Carpintería de Casqueiro e provocou danos na de Carlagho, a Asociación Sueste considera necesario traer ao Pleno do Concello de Moaña este tema, que debe tratarse dende o ámbito político e institucional en base a seguinte exposición de motivos:

PRIMEIRO.- Este atentado require unha resposta institucional unánime, clara, directa e sen paliativos.

Esta acción violenta que se produce no contexto dunha discrepancia política a respecto de como resolver unha zona moi complexa, a Seara, con moi distintos actores, tanto públicos como privados, así como distintas administracións públicas.

O atentado supón a rotura do xogo e as regras democráticas, cunha falla de respecto evidente as decisións democráticas que as institucións teñen adoptado.

Así tamén, debe considerarse como agravante o feito de que o conxunto contra o que se produce este ataque está en proceso de declaración de BIC, cunha protección establecida, tanto para as edificacións, como para o seu contido. Máis tamén debe considerarse como agravante o feito de que se cometa o ataque o mesmo do día da publicación do DOG da resolución da Xunta de catalogar a Técnicas e Coñecementos da Carpintería de Ribeira como Patrimonio Inmaterial Galego.

Polo tanto, debe valorarse e denunciarse a intencionalidade clara do mesmo. Non somentes era a destrución do conxunto protexido, senón ademais evitar a súa catalogación por parte de Patrimonio como BIC.

Cabe así mesmo resaltar que o Pleno do Concello de Moaña tense manifestado con maioría cualificada en varias ocasións expresando unha decidida vontade pola conservación e rehabilitación deste conxunto.

Resulta, finalmente, unha agresión sen precedentes aos elementos identitarios que deron lugar o inicio do expediente de declaración de BIC, pero é tamén, sen dúbida, un atentado contra os sinais de identidade e a memoria colectiva do pobo de Moaña

SEGUNDO.- Debe existir un compromiso unívoco, por parte de todos os actores políticos e sociais, de establecemento dun novo clima, dentro do marco de actuación política, que permita a convivencia pacífica e o debate de ideas, baixo as normas do xogo democrático. A controversia e o debate político deben estar a salvo do emprego irresponsábel e inconsciente de medios que conducen a este tipo accións violentas. Os insultos, a manipulación, as ameazas, as agresións e descualificacións verbais deben desterrarse definitivamente do escenario social e institucional de Moaña.

TERCEIRO.- Este atentado constitúe un acto delictivo, cunha intencionalidade política e como tal debe calificarse dende o Pleno da Corporación Municipal, que deberá exixir unha acción policial e xudicial que identifique aos executores materiais e permitan que se lles poida pedir contas xudicialmente.

CUARTO.- Resulta urxente que se aseguren e acometan traballos de protección na zona, para evitar que os restos, estruturas e o conxunto protexido sofran máis danos ou se deterioren máis, se cabe.

Debería realizarse, dende a administración pública, un plan de continxencia para actuar nos estaleiros, tendo claro que este atentado se comete dentro dun escenario político e plenamente vinculado a este. Debe ser, en consecuencia, a Administración quen asuma e se responsabilice de ter a iniciativa e quen desenvolva un plan de actuación para protexer o conxunto e acometer os labores que eviten calquera risco para persoas ou bens, realizar os labores de desentullo e limpeza da parcela, que procure a recuperación de calquera elemento que sexa susceptíbel de conservación e que teña valor dende o punto de vista etnográfico.

QUINTO.- O atentado e a destrución do estaleiro de Casqueiro non vai interromper o proceso de declaración de BIC, polo que o ámbito de protección vai a manterse.

A declaración de BIC debe considerarse como un legado de responsabilidade para o Concello de Moaña, que deberá poñer en valor e manterse, polo que é imprescindíbel un acordo político entre todas as administracións con responsabilidades no ámbito de protección do conxunto para que se poida acometer con urxencia un proxecto reconstrutivo, coa rehabilitación do Estaleiro e cun tratamento coherente e homoxéneo a  todo o conxunto, que conclúa coa musealización.

Por todo isto, a Asociación Sueste solicita ao Pleno da Corporación do Concello de Moaña a adopción dos seguintes acordos:

1.    Unha condena contundente, clara e sen paliativos, dos feitos perpetrados contra o conxunto en proceso de declaración como BIC, estaleiros de Casqueiro e Carlagho, que levou a destrución da Carpintería de Casqueiro, cualificando o mesmo como “atentado contra o patrimonio”.
2.    Reclamar tanto das autoridades policiais e xudiciais unha implicación absoluta no esclarecemento dos feitos e na localización e posta a disposición xudicial dos autores materiais deste atentado. Así tamén que o Concello remita a Fiscalía e todas as administracións implicadas toda a información relativa ao proceso no que se ten solicitada a declaración de BIC deste conxunto e as obras relativas ao chamado “Paseo da Seara”, na medida en que poida aportar información de valor. Así tamén que o Concello de Moaña se persoe como acusación particular, no caso de que as dilixencias policiais permitisen a posta a disposición xudicial do autores.
3.    Que o Concello de Moaña, emprenda as xestións necesarias para que as Administracións con competencia neste ámbito, ou en caso de inhibición destas e con carácter subsidiario acometa e asuma os labores para:
3.1. Evitar novos danos ao conxunto protexido.
3.2. Recuperar e manter a seguridade do conxunto, e repoñer a seguridade para persoas e para os bens na inmediación do conxunto protexido e permita, a maior brevidade posíbel, a circulación pola rúa Concepción Arenal.
3.3.  A realización de obras que impidan un maior deterioro ou unha maior destrución do conxunto.
3.4. Que se inicie os traballo de limpeza e desentullo na Carpintería de Casqueiro, procurando na medida do posible a recuperación, catalogación e inventario de restos que poidan ser susceptíbeis, ou posúan valor dende o punto de vista etnográfico. Así tamén que se traten as zonas afectas na carpintería de Carlagho.
4.    Reclamar de Costas do Estado a reversión ao Concello de Moaña dos terreos onde está situado o conxunto dos estaleiros de ribeira Carlagho e Casqueiro, así como todo conxunto obxecto de protección por parte de Patrimonio.
5.    Acometer as xestións necesarias, diante de quen competa, para a realización dun proxecto que permita a reconstrución e rehabilitación do estaleiro de Casqueiro e o tratamento de todo o conxunto de declaración como BIC, que conclúa coa posta en valor do mesmo e a musealización dos estaleiros de ribeira de Moaña.
En Moaña a 23 de xuño de 2017.


Directiva da Asociación Sueste

martes, 13 de junio de 2017

Incendio estaleiro de Casqueiro

Faro de Vigo-La investigación determina que el incendio del astillero de Casqueiro fue intencionado.


Una agente de la Policía Judicial, ayer por la mañana, investigando el incendio. // Santos Álvarez

Reunión coa Dirección Xeral de Patrimonio


Membros da directiva da Asociación Sueste, mantivemos no día de hoxe unha reunión en Santiago na Dirección Xeral de Patrimonio, para que nos informaran de como vai a tramitación do expediente dos estaleiros para súa catalogación.

En primeiro lugar mostraron a súa repulsa sobre o acaecido coa estaleiro de Casqueiro, e informándonos que estaban a preparar o expediente sobre os feitos acontecidos danando un ben protexido para remitir a fiscalía para que abrise as dilixencias oportunas.

Que a tramitación do expediente sigue a diante, mais despois da resolución publicada o pasado venres da incoación do procedemento para declarar Ben de Interese Cultural (BIC) do patrimonio inmaterial as técnicas construtivas das carpinterías de ribeira. Que a perdida material non inflúe sobre catalogación patrimonial dos estaleiros e avogando unha vez rematado o expediente pola reconstrucción do estaleiro implicando para elo a todas as administración competentes.

lunes, 12 de junio de 2017

Comunicado de CULTURMAR-Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial

O incendio provocado do estaleiro de Casqueiro
 é un atentado contra o patrimonio moañés e galego


A xunta directiva de CULTURMAR-Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial, en nome das máis de corenta entidades que a conforman, manifesta a súa absoluta condena e repulsa polo incendio, provocado segundo todos os indicios, do estaleiro de Casqueiro en Moaña.

O sucedido foi un atentado contra os veciños de Moaña porque puido haber danos persoais ou materiais máis alá dos sufridos polo estaleiro. Tamén foi un atentado contra o patrimonio cultural galego porque o ben destruído estaba en proceso de catalogación e polo tanto baixo a protección que esa figura outorga. E foi unha especie de desafío ao goberno galego porque foi executado horas  despois de que a Consellería de Cultura publicase no DOG o inicio do proceso de declaración como ben de interese cultural do patrimonio inmaterial as técnicas construtivas da carpintaría de ribeira.

Reiteradamente viñemos manifestando nos últimos anos que as carpintarías de Casqueiro é Carlagho conforman un conxunto de elevado valor etnolóxico, de gran valor cultural e identitario, coa enriquecedora peculiaridade engadida de estaren hoxe inseridos no corazón urbano da vila.

Esta convicción levounos a emprender accións ante a Administración a fin de salvagardar os estaleiros a través da súa conservación íntegra  e da súa rehabilitación co obxectivo de acubillar nas súas instalacións a actividade tradicional que lle é propia, construción e reparación de embarcacións tradicionais en madeira, completándoa con diversas actividades relacionadas coa cultura mariñeira. Actividades todas elas, que con esforzo comezara a desenvolver desde hai tempo a asociación Sueste.

Ante a retesía provocada pola construción do Paseo da Seara propugnamos e defendemos sempre a compatibilidade do remate do paseo coa preservación e funcionalidade de ambas carpinterías. Algo de sentido común e para o que non existe ningún impedimento técnico: conxugar salvagarda patrimonial con novos usos urbanísticos e necesidades veciñais.

A delongada loita pola preservación destes estaleiros moañeses levada a cabo por múltiples veciños e entidades de Moaña, e apoiada no resto do país por cantos defendemos o patrimonio e a cultura mariñeira, acadou finalmente eco na Dirección Xeral do Patrimonio que deu inicio hai máis dun ano á súa inclusión no Catálogo do patrimonio cultural de Galicia. Casualmente, cunha iniciativa que levabamos anos reclamando, o mesmo departamento da Xunta publicaba no DOG unhas horas antes do salvaxe incendio o inicio do procedemento para declarar Bens de Interese Cultural as técnicas construtivas da carpintaría de ribeira,  coa consecuente elaboración do censo e rexistro, xunto cos barcos e mestres carpinteiros, das propias carpintarías. Infelizmente, tal vez non sexa casual tal coincidencia no tempo.

Culturmar repudia, e espera que responda ante a xustiza, a man criminal que plantou lume ata arrasar o propio estaleiro e as embarcacións e outros bens que había no interior, poñendo mesmo en risco a veciñanza próxima.

Finalmente, facemos unha chamada ao diálogo pacífico e ao comportamento cívico da veciñanza de Moaña. E, agora máis ca nunca, convocamos á defensa do patrimonio e da cultura marítima.


                                                                                                       Xunta directiva de CULTURMAR
                                                                                                       Sábado 10 de xuño de 2017